La castración de un perro es una operación muy habitual utilizada para eliminar las necesidades sexuales de tu mascota. Esta operación se realiza de manera obligatoria al adoptar a tu mascota en las protectoras, evitando de esta forma que los perros puedan reproducirse y —por tanto— reduciendo las posibilidades de que otros animales puedan acabar siendo abandonados. Ahora bien, castrar un perro tiene otras ventajas y una serie de beneficios para tu mascota relacionados con la salud, aparte de lo indicado.

En este artículo vamos a explicarte todo lo que necesitas saber sobre la castración. Repasamos cuáles son los beneficios de castrar a un perro y respondemos a las preguntas de cuánto cuesta castrar a un perro, cuándo hacerlo y cuándo se notan los efectos de castrar a un perro. Así mismo, te explicamos cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar —una de las dudas más frecuentes entre los dueños de animales, en estos casos—. Te recomendamos que sigas leyendo este artículo para más información.

Ahora bien, como indicamos en todas las ocasiones antes de tomar cualquier decisión que pueda afectar a la salud de tu mascota, consulta cuáles son las necesidades de tu perro con tu veterinario de confianza.

¿Qué es castrar?

La castración de un perro es una operación que se utiliza para eliminar el instinto sexual de la mascota. Para castrar perros se utiliza una técnica invasiva que consiste en la extirpación mediante técnicas quirúrgicas de las glándulas sexuales de la mascota. Es decir, de los testículos en el caso de los machos —pero, conservando el escroto—, y de los ovarios, en el caso de las hembras. Al castrar perros se consigue la esterilidad de la mascota, lo que previene embarazos no deseados, además de la ausencia de actividad sexual. La castración da lugar a la reducción de las hormonas, lo cual repercute directamente en el comportamiento del animal —sobre todo, en el caso de los machos—, lo que puede resultar muy beneficioso en muchos casos, como vemos a continuación.

Beneficios de castrar a un perro

Como explicábamos más arriba, uno de los principales beneficios de castrar a un perro es que evitaremos los embarazos no deseados, además de reducir los posibles abandonos de mascota. Ahora bien, la castración de un perro tiene otra serie de beneficios, muchos de ellos relacionados con su salud. Los vemos, a continuación:

Beneficios de castrar a un perro

Estos son los beneficios de castrar a un perro:

- Es un tratamiento adecuado contra la agresividad ya que reduce las ganas de pelear contra otros perros y mejora su socialización.

- Los perros castrados son más fáciles de educar, además son igual de cariñosos y juguetones y tienen el mismo carácter que antes de la operación.

- Se reduce la segregación de esmegma, una sustancia amarillenta que se compone de células muertas y suciedad que se acumula en los genitales.

- Orinan menos para marcar el territorio.

- No se orinan encima al hacerse mayores.

Beneficios de castrar a una perra

- Estos son los beneficios de castrar a una perra:

- Reduce significativamente el riesgo de padecer infecciones.

- Reduce las probabilidades de desarrollar cáncer de mama y útero —cuando las castraciones son tempranas.

- Desaparición de los síntomas del celo, como los sangrados.

- Evitar embarazos psicológicos.

Riesgos o inconvenientes de la castración de perros

Antes de llevar cabo la decisión de castrar a tu mascota ten en cuenta que, como en toda operación invasiva, la castración puede conllevar una serie de riesgos. Estos son los posibles inconvenientes de una castración:

- Aumento de peso: Los cambios hormonales que suponen la castración pueden dar lugar a un cambio en el metabolismo aumentando el apetito del perro.

- Incontinencia urinaria: Dependiendo de la edad de la mascota, así como de la raza, la castración puede derivar en problemas de incontinencia urinaria. Este problema es más frecuente en hembras y razas grandes como el gran danés.

- Problemas que afectan al desarrollo del cuerpo y la mente: En el caso de las castraciones tempranas, a causa del cambio hormonal, como las enfermedades musculoesqueléticas o el estancamiento del desarrollo mental.

- Cambios en el pelaje: En el caso de perros con el pelo largo.

¿Cuánto cuesta castrar a un perro?

Para responder a cuánto cuesta castrar a un perro debes tener en cuenta que el precio suele variar entre un veterinario y otro, puesto que este va en función de la oferta y la demanda. Así pues, el presupuesto suele oscilar entre los 100 y 250 euros, en el caso de los machos; y entre 200 y 300 euros, en el caso de las hembras. El precio de la castración depende también del tipo de anestesia y de la zona geográfica. Las operaciones en los machos son más sencillas que las de las hembras, es por este motivo que resultan más económicas.

¿Cuándo castrar a un perro?

No siempre es adecuado castrar a un perro. Hay que tener en cuenta la edad, la raza, el sexo y las circunstancias especiales de cada animal, por ello, lo más aconsejable en todos los casos es consultar a un veterinario previamente y —en caso de que no te convenza la respuesta— buscar una segunda opinión. Ten en cuenta que, como en cualquier operación invasiva —en la cual se utiliza anestesia general—, existen riesgos asociados para su salud. Ahora bien, si enfocamos la pregunta de cuándo castrar a un perro en la edad para castrar a un perro, entonces, lo que debemos tener en cuenta es lo siguiente:

La edad para castrar a un perro va desde los 6 hasta los 12 meses para evitar los efectos de las castraciones tempranas —mencionados más arriba—. No obstante, en perros de raza grande y con predisposición a enfermedades articulares se recomienda esperar hasta que cumplan el año o año y medio para dar un mayor tiempo a que madure el sistema musculo esquelético del animal.

¿Cuándo se notan los efectos de castrar a un perro?

La recuperación de esta intervención quirúrgica suele ser rápida. En el caso de los machos, la convalecencia suele durar unos 3 días, mientras que la duración en el caso de las hembras es de una semana. Es importante dedicarles mucha atención y evitar que hagan movimientos bruscos, así como que se toquen la herida. Los efectos de castración comenzarán a verse a partir de la segunda semana, periodo en el que desaparecen por completo las hormonas sexuales del organismo. Ten en cuenta, no obstante, que en el caso de los machos los espermatozoides pueden permanecer en el epidídimo alrededor de dos meses después de la castración.

Diferencia entre castrar y esterilizar

La diferencia entre castrar y esterilizar es muy sencilla. En el caso de la castración la operación es más intrusiva, puesto que se eliminan las glándulas de los perros —testículos y ovarios—. La castración consigue la esterilidad, pero también inhibe la actividad sexual. En el caso de la esterilización se evita la fertilidad del perro, pero mantiene una conducta sexual normalizada. En la esterilización lo que se hace es seccionar los conductos que unen los testículos con el pene —conocidos como seminíferos— y en el caso de las hembras el veterinario lleva a cabo una ligadura de las trompas. Esta es la diferencia entre castrar y esterilizar principal. Otra de las diferencias destacadas la vemos en el precio. Castrar resulta más caro que esterilizar, ya que la operación es más compleja. Ahora bien, ambas necesitan anestesia general para ser practicadas.

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.  Más información click aquí.