Aunque el celo es una etapa natural de nuestra gata, se ha comprobado que la esterilización de la mascota puede evitar la aparición de muchas enfermedades a la larga. Y es que, en un entorno salvaje, la gata puede quedarse embarazada en varias ocasiones, lo que resulta beneficioso para ella. Ahora bien, cuando las gatas son domésticas muchas veces no dan a luz a lo largo de su vida. Es en estos casos cuando su organismo puede sufrir la aparición de tumores cancerígenos en las mamas. La esterilización de una gata puede reducir en un 95% las posibilidades del animal a desarrollar esta enfermedad.

En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el proceso de esterilizar a una gata. Respondemos a las preguntas más frecuentes, como por ejemplo cómo se esteriliza una gata, cuánto cuesta esterilizar una gata, se puede esterilizar una gata en celo o cuáles son los cuidados para una gata recién esterilizada. ¡Sigue leyendo para más información!

¿Cómo se esteriliza una gata?

La esterilización de una gata es una operación común que consiste en extraer los órganos de reproducción sexual. En el caso de las gatas, se extraen los ovarios y el útero —aunque, en algunos casos, únicamente es necesario extraer los ovarios—. Esto se hace mediante una pequeña incisión en el costado izquierdo o por debajo, de manera longitudinal. La esterilización de la gata no es una operación dolorosa, además resulta muy sencilla. Como es normal, la gata estará anestesiada durante la operación y durante la recuperación el veterinario le proporcionará analgésicos y antiinflamatorios e incluso antibióticos que deberás suministrarle periódicamente para reducir las molestias postoperatorias. Por lo general, este proceso no suele tener una duración mayor a tres días.

¿A qué edad se puede esterilizar una gata?

Para responder a qué edad se puede esterilizar una gata, ten en cuenta lo siguiente. Lo más recomendable es que se haga antes del primer celo. En este caso, las probabilidades de reducir la aparición de un cáncer de mama son del 95%. Conforme pasa el tiempo, más riesgo existe de que pueda desarrollar esta enfermedad. Según los especialistas, las probabilidades de reducir la aparición de tumores se reducen al 85% entre el primer y el segundo celo. Por lo tanto, la operación debe realizarse antes de que alcance su madurez sexual y de que sea capaz de tener gatitos. Esto suele suceder entre los cuatro y los seis meses de edad. Esta etapa suele ser muy fácil de reconocer, sobre todo, porque la gata suele maullar frecuentemente y con bastante intensidad. En algunos centros veterinarios recomiendan que la esterilización de la gata se lleve a cabo a partir de las 12 semanas desde su nacimiento.

¿Cuánto cuesta esterilizar una gata?

Una de las dudas más frecuentes es la de cuánto cuesta esterilizar una gata. Por supuesto, no existe una respuesta única, ya que todo depende de la ley de la oferta y de la demanda. Así pues, dependiendo del centro veterinario al que te dirijas podrás encontrar unos precios u otros. En algunos casos el precio suele oscilar entre los 70 € y los 160 €, ahora bien, el precio puede elevarse hasta los 280 €. Como decíamos, todo depende del centro. Otra de las cosas que debes tener en cuenta al esterilizar a tu gata es que necesitarás realizar previamente una analítica para comprobar cómo es su estado de salud y si puede ser operada o no. Por lo general, el precio de esta analítica suele tener un coste de 35 €.

¿Se puede esterilizar a una gata en celo?

La respuesta es sí. Ahora bien, hay algunos centros veterinarios que consideran mejor esperar a que haya pasado esta etapa ya que el aparato reproductor de la mascota puede presentar ciertas particularidades. Y es que, durante el celo, este sufre cambios debido al aumento de los estrógenos, por ejemplo, en el revestimiento del útero —o endometrio— ya que gana volumen y se multiplican las células —aumentando el riego sanguíneo—. Esto significa que hay un mayor riesgo de sangrado y el proceso de recuperación será más largo. Así mismo, existe la posibilidad de que la gata pueda sufrir un desgarre, y que el tejido se vuelve más frágil. Es por esta razón por la cual los veterinarios recomiendan esperar a que la gata pase esta etapa de celo.

¿Cuándo se puede esterilizar una gata después del parto?

Hay algunos dueños que prefieren esperar a esterilizar a su mascota una vez haya tenido su primera camada —por lo general, en este primer parto la gata suele dar a luz unos cuatro cachorritos—. En estos casos ¿Cuándo se puede esterilizar a una gata después del parto? Lo más recomendable es que la fecha de la operación se fije a partir de los dos meses desde el parto, para garantizar la salud de la mascota. Ten en cuenta que tu gata necesitará unas cuantas semanas para recuperarse, como puedes leer aquí.

¿Cuánto tardan en caerse los puntos de una gata esterilizada?

Al responder a cuánto tardan en caerse los puntos de una gata esterilizada ten en cuenta lo siguiente. Lo primero de todo, es esencial que cuides de ella para evitar que los puntos puedan abrirse. Por lo general, la gata necesitará un reposo de 5 días, ahora bien, su herida cicatrizará más o menos a la semana y los puntos caerán entre el segundo y el tercer mes.

Cuidados para una gata recién esterilizada

Es esencial cuidar de tu pequeña peluda una vez que la hayas esterilizado, para evitar complicaciones. Por ello, debes asegurarte de que no salte ni haga movimientos forzados que puedan suponer la apertura de los puntos. Te recomendamos lo siguiente:

  • Evita que tu mascota salte o haga esfuerzos.
  • Realiza 3 curas al día con desinfectantes.
  • Proporciónale analgésicos o antiinflamatorios y antibióticos durante los primeros días, según indique el veterinario.
  • Ponle un body o collar isabelino para proteger la herida.
  • Cambia su alimentación por dieta para gatos y gatas esterilizadas (con restricciones de aportes energéticos). Puedes encontrar piensos específicos para ellas.

Cambios después de esterilizar una gata

La esterilización de tu gata provocar también un cambio en su carácter y metabolismo. Ello tiene lugar debido a la reducción de las hormonas sexuales y estos son algunos de los cambios después de esterilizar a una gata más comunes:

  • Las gatas pueden mostrarse más cariñosas.
  • Disminuye la tendencia a querer salir de casa.
  • Pueden aumentar de peso ya que pueden perder la capacidad de regular la cantidad de comida que ingieren. Se recomienda, por tanto, controlar las cantidades de alimento que se les proporciona.
  • Disminución del nivel de actividad.
  • Mayor sensibilidad en el tracto urinario, lo que puede dar lugar a la micción en lugares inadecuados y con más frecuencia, incluso al sangrado. En estos casos hay que acudir al veterinario.

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador