Los peces, al igual que cualquier tipo de mascota que podemos tener en casa, necesitan una buena alimentación para crecer y vivir sanos dentro del acuario. Es por ello que desde el primer momento será nuestra responsabilidad proporcionar comida de calidad a nuestros peces para que gocen de buena salud.

Cabe destacar que en un acuario puede haber peces de diferentes tipos, ya sean tropicales, de agua fría, peces marinos o de fondo, entre otros. Por lo tanto, tendremos que adaptar la alimentación de nuestros peces a sus necesidades. Si no sabemos de antemano qué tipo de comida les conviene más, la mejor opción será consultar a un veterinario o especialista en el tema y así salir de dudas. Además, si eres de las personas que se pregunta dónde comprar comida para peces, ¡estás en el sitio correcto!

Tipos de comida para peces

Antes de seleccionar el tipo de comida que daremos a nuestros peces, necesitaremos saber las diferentes especies que tenemos en nuestro acuario y la alimentación que tiene cada una en su hábitat. De esta manera nos aseguraremos de proporcionar la alimentación adecuada. También es importante tener en cuenta que cuanto más variada sea la dieta de nuestra mascota, mejor calidad nutricional les proporcionará. A continuación mostraremos un listado de las opciones más habituales:

  • Alimento vivo: esta alternativa es una de las más naturales. Sin embargo, hay que vigilar bien qué tipo compramos ya que a su vez puede ser fuente de patógenos y enfermedades para nuestros peces. Normalmente este tipo de comida incluye daphina, que son un tipo de pequeños crustáceos, larvas de mosquito, camarones y tubifex (pequeñas lombrices).
  • Alimento fresco: esta opción se compone de elementos como las gambas pequeñas, mejillones, corazón de res, pollo, vísceras de algunos animales o incluso otros peces. Estos alimentos se pueden proporcionar de vez en cuando, ya que son de origen natural, y en formato troceado, en función del tamaño de los peces del acuario. Ten en cuenta también que contamina el acuario, por lo que tendrás que poner especial atención en su limpieza.
  • Alimento liofilizado: este tipo de comida es una excelente alternativa, ya que son alimentos vivos que han sido tratados con un proceso de secado especial que les permite mantener todos sus nutrientes, a la vez que resultan igual de apetentes para nuestros amigos acuáticos. Además, estarán libres de patógenos y parásitos a la vez que son una muy buena fuente de proteínas.
  • Alimento seco: este tipo de alimentación es la más habitual ya que la podemos encontrar en prácticamente todas las tiendas especializadas. Los formatos más frecuentes son la comida en escamas, la comida granulada y la comida en pastillas. Una de sus ventajas es que se elaboran de forma específica para cada especie, por lo que van muy enfocadas a un tipo de animal concreto.
  • Comida congelada para peces: la daphnia o el tubifex, entre otros, se puede encontrar en tiendas de productos para mascotas. Son la alternativa perfecta en el caso de que no tengamos a nuestra disposición alimento vivo. Eso sí, antes de proporcionarlo a nuestros peces, deberemos descongelarlo y esperar a que esté a temperatura ambiente.
  • Papillas: este tipo de alimentación se obtiene de triturar la comida una vez hemos mezclado los diferentes ingredientes. Antes de decantarte por esta opción, ten en cuenta de que ensuciará y contaminará el agua, por lo que deberás de poner especial atención en la limpieza y cuidado del acuario.

Si estás buscando algunas alternativas de comida para peces, como comida para peces de agua fría, o deseas averiguar la mejor comida para peces tropicales, en Arquivet puedes encontrar varias opciones de diferentes tipos que pueden serte de gran ayuda.

¿Cómo elegir una pecera?

Una de las decisiones que deberás tomar si quieres tener peces como mascotas es elegir un acuario adecuado para todos ellos. Si bien es cierto que todo dependerá principalmente del espacio disponible que tengas en casa y el tipo de peces que quieras, a continuación te presentamos algunos factores a tener en cuenta durante tu elección.

  • Seleccionar el tamaño del acuario correcto: como bien comentábamos hace un momento, en función del espacio disponible que tengas en casa, podrás disponer de un acuario u otro y adaptar el número de peces que vivirán en él según su tamaño. Cabe destacar que las dimensiones de un acuario se tienen en cuenta según los litros de agua que caben en su interior. Además, y aunque parezca mentira, los acuarios más grandes son más fáciles de mantener ya que ayudan a que los niveles del agua se conserven mejor y no requieran de tanta limpieza. Eso sí, deberás tener en cuenta el peso que puede llegar a tener el acuario con todo el agua dentro y buscar un lugar estable para el mismo.
  • Decidir el tipo de agua: hay dos tipos de agua; agua dulce y agua salada. Los elementos y accesorios que necesitarás para cada tipo de acuario serán diferentes, así como los peces que vivirán en su interior. Como punto a destacar, y sobre todo si te estás iniciando en el mundo de la acuariofilia, los acuarios de agua dulce son más fáciles de mantener y requieren de una inversión económica menor, por lo que son un buen punto de partida. Más adelante, si te apasiona mucho este mundo, puedes seguir por los acuarios de agua salada y continuar descubriendo este apasionante sector.
  • La temperatura del agua: no todos los peces viven en aguas con la misma temperatura. Deberás tener en cuenta que en función de la temperatura del agua, podrás tener un tipo de pez u otro. En el caso de que quieras una pecera con agua caliente, necesitarás de un termostato. En estos casos la temperatura se suele mantener en 25 grados de forma estable. Por el contrario, si prefieres una pecera de agua fría, no necesitarás el termostato, pero tendrás que tener en mente que probablemente necesites de un acuario más grande debido a que los peces de agua fría suelen ser de mayor tamaño que los de mayores temperaturas.
  • Seleccionar los peces: el tamaño del acuario, el tipo de agua y la temperatura, son tres factores clave que te limitarán a la hora de elegir los peces que tendrán como hogar tu acuario. Además de todo lo anterior, tendrás que valorar qué tipo de especies pueden convivir entre ellas para que tu acuario sea un buen lugar para todos ellos.
  • La inversión económica: hay muchas tiendas de productos para mascotas o tiendas online dónde comprar todos estos elementos. Sin embargo, antes de decidirte por una opción u otra, te recomendamos que compares precios. Considera en el momento de la comparación que los elementos sean comparables entre sí, es decir, que compares ofertas que tengan los mismos productos. Por ejemplo, a veces hay peceras que vienen con filtros y calentadores de serie, mientras otras no, por lo que deberás tener este tipo de factores en consideración. Finalmente, si quieres una opinión profesional para que te aconseje en todo este proceso y te ayude en la elección, siempre puedes visitar una tienda especializada.

¿Qué hacer con mis peces si me voy de vacaciones?

Llega semana santa, verano, las navidades... y queremos hacer ese viaje que siempre teníamos en mente. Necesitamos desconectar y salir de nuestra rutina, pero al tener mascotas tenemos una responsabilidad hacia ellas y debemos proporcionarles todos los cuidados necesarios, sin que nuestro momento de relax afecte a su día a día.

Cuando tenemos un perro, gato o roedor, la tarea es más sencilla, pero en el caso de los peces, los cuales no son grandes viajeros ya que su transporte se hace de lo más difícil, necesitaremos un plan y cierta organización para atenderlos correctamente mientras no estemos. A continuación proporcionamos algunos consejos para cuidar de tus peces en vacaciones.

  • Comida para peces en vacaciones: por si no lo sabías, hay soluciones en el mercado que pueden proporcionar alimento de calidad a los peces mientras tu estás fuera de viaje. Hay comida especializada de un fin de semana hasta 14 días. Normalmente es un bloque de alimento que se va disolviendo con el agua, de manera que funciona como si fuera un dispensador de comida para peces, pero sin serlo exactamente. Les va proporcionando alimento continuamente. Es una buena opción ya que no contamina el agua y nuestros peces estarán bien alimentados durante nuestra ausencia.
  • Dispensador de comida para peces: otra alternativa es instalar un dispensador en tu acuario. Con esta opción, y más si es un dispensador programable, solo tendrás que rellenar los compartimentos con comida y decidir el momento en el que alimentarlos. Es una opción perfecta para acuarios grandes.
  • Controlar la temperatura del agua: los peces pueden soportar pequeñas variaciones en la temperatura ya que están acostumbrados a ciclos. Sin embargo, y más en verano dónde puede haber cambios bruscos de temperatura en el ambiente, deberemos de poner especial cuidado. Como opción número uno podremos poner el acuario en la zona más fresca de la casa. Si ello no fuera posible, necesitaremos de un ayudante para que enfríe la casa con el aire acondicionado o incluso, si podemos encender el aire a distancia, que lo hagamos nosotros mismos durante el viaje.
  • Instalar un temporizador: los peces, al igual que los humanos, necesitan un ciclo diurno y nocturno, por lo que la instalación de un temporizador para la iluminación puede ser un gran aliado, no solo en vacaciones, si no también para cuando estés en casa.
  • Revisar la salud de tus peces: este punto lo tienes que hacer periódicamente, no solo antes de irte de vacaciones. Controlar el estado físico de tus pequeños es un punto muy importante para que tus mascotas no enfermen.
  • Disponer de un cuidador: haz todo lo que puedas para conseguir una persona que cuide tus peces mientras estás fuera. Aunque hay maneras de gestionarlo sin que haya nadie presente, siempre es bueno tener la tranquilidad de que hay una persona a cargo de tus peces para solventar cualquier eventualidad.
Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador