¡Hola Arquilovers!

Hoy queremos compartir con todos vosotros los resultados de un estudio llevado a cabo por un equipo investigador del Departamento de Psicología de la Universitat Rovira i Virgili (URV): tener perro incrementa el desarrollo emocional y social de nuestros niños.

Niño besando y abrazando a un perro

Para llevar a cabo la investigación, el equipo entrevistó a un conjunto de 120 niñas y niños muy diverso. Sus edades comprendían entre 3 y 5 años de edad, de diferentes niveles socio-económicos y que cursaban estudios en escuelas públicas y concertadas. La investigación se realizó con 2 grupos de niños diferenciados. Los que tenían perro en casa y los que no tenían contacto alguno con los animales, excluyendo así aquellos niños que tenían contacto de vez en cuando con perros o que asistían a terapias con ellos.

El resultado general de tener un perro en casa ha sido que en edades tempranas ayuda al desarrollo emocional y social, demostrando muchísimos beneficios en los siguientes campos:

-          El afecto

-          La imagen propia de los niños

-          Interacción de los niños con los adultos

-          Expresión de los sentimientos

-          La cooperación e interacción entre iguales

-          Papel social

Los investigadores han remarcado también que, aunque tener un perro conlleva muchos beneficios para nuestros niños, el no tenerlo no implica un desarrollo más lento o “peor”.

Para ver el estudio completo podéis visitar el siguiente enlace.

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador