Por norma general, a nuestros compañeros felinos no les gusta viajar. Los cambios en su entorno habitual les pueden general estrés y ansiedad, provocando que esta experiencia sea de lo más desagradable. Sin embargo, es posible que por alguna razón necesites desplazarte con tus gatos, así que lo mejor en esta situación será que hagas todos los preparativos con antelación y te informes bien sobre cómo viajar con gatos y todo lo requerido para el transporte. Si quieres saber más sobre el tema, ¡sigue leyendo!

¿Cómo entrenar al gato para viajar en coche?

Lo primero que debes saber es que tiene que ser algo progresivo. El animal se deberá de ir adaptando poco a poco, sin que ello le pueda causar estrés o ansiedad y lo asocie a una experiencia negativa.

Ten en cuenta que, a diferencia de los perros, los gatos prefieren estar siempre en sitios estables y tranquilos, por lo que el coche no es su mayor deseo. Los ruidos del automóvil, la carretera, la radio, juntamente con las vibraciones o incluso el movimiento, podrían molestar al animal. Así que lo mejor que puedes hacer es entrenarlo para cuando llegue la ocasión.

Para empezar, una de las primeras cosas que puedes intentar es que se vaya familiarizando con el coche. Inicialmente sin que esté el motor en marcha, solo para que lo vea. En otra ocasión, hacer lo mismo, pero esta vez haciendo que el gato vaya en un transportín, ya que será el lugar dónde irá en el momento del desplazamiento real. Una vez hayas repetido este procedimiento 3-4 veces, podrás dar el paso al siguiente nivel.

Recuerda que todo el proceso debe de ser progresivo, por lo que el siguiente paso lógico será encender el vehículo. Ello servirá para que el animal empiece a escuchar el ruido del motor y notar las vibraciones. Es muy importante que tengas a tu gato cerca de ti, para transmitirle la mayor tranquilidad y protección posibles. Después de esto, el último paso ya es empezar a realizar desplazamientos cortos. Prueba de hacer trayectos de unos pocos minutos (5-10 minutos), para ver cómo se comporta.

Un punto muy importante a tener en cuenta es que los snacks para gatos siempre te pueden ayudar. Un sabroso premio será tu aliado perfecto para el entrenamiento de tu felino. No olvides darle alguna recompensa al final de cada sesión de entrenamiento, para reforzar que el comportamiento ha sido positivo.

Finalmente, ya solo te queda ir incrementando cada vez más el tiempo del recorrido en coche hasta conseguir el resultado deseado.

¿Cómo llevar a un gato en el coche?

Es de vital importancia ser conscientes de que para viajar con animales hay que hacerlo con total seguridad. Es por ello que a continuación te indicamos algunos puntos a tener en cuenta antes de realizar cualquier viaje:

  • Colocar al animal dentro de un transportín rígido y con rejillas, para una mayor ventilación. Cuanto más grande sea el transportín, más lo agradecerá tu gato ya que podrá estirarse y moverse con mayor libertad, dentro de lo que cabe. Ten en cuenta también no colocar el transportín en una zona que le de el sol directamente.
  • Colocar el transportín en el suelo, encajado justo detrás de los asientos delanteros o si lo prefieres puedes dejarlo en los asientos de atrás, atado con un cinturón de seguridad.
  • No le des de comer justo antes del viaje. Al menos te recomendamos que hayan pasado unas 2-3 horas para evitar que vomite si se marea. Tampoco es prudente darle de comer durante el recorrido por la misma razón. Eso sí, al llegar a tu destino, puedes darle un premio como recompensa.
  • Realiza una conducción tranquila y segura. Todo ello favorecerá que no haya movimientos bruscos durante el trayecto por lo que el animal estará más tranquilo.
  • Intenta que las condiciones dentro del vehículo sean lo más cómodas posible. Si viajas con música, que el volumen sea bajo. Intenta hablarle con delicadeza durante el trayecto para que note tu voz y pon especial atención en la temperatura.
  • Si el trayecto en coche es largo, te recomendamos que vayas haciendo paradas para que pueda descansar. Es importante que en estos momentos no lo saques del transportín, ya que los gatos en situaciones de estrés y ansiedad, pueden reaccionar de manera imprevisible, por lo que mejor será sacarlo del transportín una vez lleguéis a vuestro destino.
  • Por último y no menos importante, nunca dejes a tu gato solo dentro del coche. A parte de que es ilegal, es mejor tenerlo bajo vigilancia en todo momento para poder prestarle los cuidados necesarios.

¿Cuántas horas puede aguantar un gato en el coche?

Tal y como hemos comentado a lo largo de este artículo, los gatos son animales que prefieren los lugares estables y tranquilos y cualquier viaje en coche les puede generar estrés y ansiedad. Por lo que la primera pregunta que deberás hacerte es si realmente el viaje es necesario.

En el caso de que así lo sea, te aconsejamos que vayas entrenando al animal para que la experiencia sea lo más positiva posible. Los trayectos cortos son más fáciles para ellos, aunque si tienes que hacer un desplazamiento de varias horas en coche, también lo pueden soportar. Ve realizando paradas periódicas para tomar un descanso y tómatelo con calma hasta llegar a tu destino.

Ten en cuenta que habrá que ir hidratando al animal y gestionar el momento de hacer sus necesidades. Una solución podría ser mediante el uso de empapadores dentro del transportín, aunque si el viaje es de muchas horas, tendrás que replantearte que tu gato pueda salir del transportín en algún momento y estirar las patas. Para trayectos cortos, no recomendamos que el animal salga de su transportín.

¿Cómo elegir un transportín para mi gato?

Hay muchos utensilios para esta ocasión: transportines, bolsas, mochilas para transportar gatos, etc. Sin embargo, lo mejor es que te informes al respecto y elijas aquello que mejor se adapte a la situación y a tus necesidades.

Para los viajes en avión, tren o coche, los puntos clave a tener en cuenta en la elección de tu transportín deberán de ser los siguientes:

  • Selecciona un transportín rígido y resistente. En Arquivet tenemos todo tipo de transportines para gatos y otras mascotas, así que puedes echarle un vistazo.
  • Pon especial atención en que tenga rejilla. La ventilación es primordial para que corra el aire y el gato no se ahogue ni pase calor.
  • Elige un transportín con unas dimensiones suficientemente grandes para que tu gato se pueda estirar cómodamente. Ya que estará encerrado durante el trayecto, bríndale el máximo de lujos posibles.
  • Comprueba que hay una asa para transportar la caja correctamente y con total facilidad.
Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador