Cuidar de una gata embarazada no es una tarea muy compleja. La naturaleza es sabia y los felinos están perfectamente preparados física y mentalmente para que así sea. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas cosas que pueden sernos muy útiles para ayudar a la mamá a que su embarazo sea más tranquilo y a que se sienta mejor en ese tiempo. También es importante prestar atención a la alimentación para gata embarazada. En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este proceso, pero también cómo debes tratar a una gata después del parto. ¡Sigue leyendo para más información!

¿Cuánto dura el embarazo de un gato?

El periodo de gestación de una gata embarazada es un proceso suele tener una duración aproximada de entre 58 y 67 días. Se trata de un momento en el cual la gata necesitará algunos cuidados especiales y una mayor atención por nuestra parte, sobre todo en los últimos días. Debes tener en cuenta que el primer síntoma de parto de una gata embarazada suele manifestarse con una bajada de temperatura hasta los 37,8ºC, aproximadamente, acompañado de la contracción del abdomen y el desprendimiento de flujos vaginales.

Cuidados a una gata embarazada

Una gata embarazada suele cambiar el comportamiento una vez que su vientre empieza a hincharse. Por lo general, notarás que el animal evita tocárselo por temor a dañar a los cachorros, aunque también observarás otros comportamientos maternales muy pronunciados como, por ejemplo, un ronroneo en exceso. ¡No te preocupes! Es algo completamente natural. Ten en cuenta, así mismo que el comportamiento del animal cambiará en cuanto a la inquietud que siente y es muy posible que evite comer, por esta razón, nuestra labor a la hora de responder a cómo cuidar a una gata embarazada debe centrarse en estos dos últimos puntos.

Cuidados a una gata embarazada: proporciónale un lugar tranquilo

Debes asegurarte de proporcionarle un lugar tranquilo donde el animal pueda sentirse tranquilo y relajada. Nuestra recomendación es que optes por una cama para gatos que le resulte confortable y en donde, además, pueda sentirse protegida de las inquietudes que siente. La ubicación de la cama es un punto muy importante, también. Asegúrate de colocarla en un lugar apartado y tranquilo donde la gata se sienta totalmente tranquila para dar a luz y traer los gatitos al mundo. Evita, así mismo, que el lugar en el cual ubiques su nueva cama esté expuesto a corrientes de aire.

Alimentación para gata embarazada

Como comentábamos al hablar de los cuidados para gatas embarazadas, es muy posible que el felino presente dificultades para comer y que no tenga mucha hambre —sobre todo si la gata tiene sobrepeso, ya que tienden a regular su peso—. Es importante que la gata reciba una buena alimentación para que pueda proporcionarle todos los nutrientes a los bebés que todavía están en el vientre. En ese caso, nuestra recomendación es que optes por proporcionarle pienso para cachorros. En cuanto a la cantidad, no debes preocuparte, por lo general los felinos se saben regular muy bien, así que déjala comer la cantidad que desee. Ten en cuenta que el apetito del animal puede ir variando conforme se desarrolla la gestación. Lo más común es que este aumente mientras los cachorros se están desarrollado en el útero, sin embargo, al final de la gestación este disminuirá ya que el espacio en la cavidad estomacal está presionada y limitada por el espacio que ocupan sus crías.

Aunque las vitaminas y los suplementos no suelen ser necesarios durante el embarazo, es posible que sí los necesite en caso de que tenga un peso muy bajo. En esos casos, los cuidados para gatas embarazadas deben ser mayores para evitar que sufra un aborto de forma espontánea. Te recomendamos que visites a un veterinario para que pueda proporcionarte una dieta adecuada.

Cuidados para gatas embarazadas: mayor atención y cariño

Muy importante, también, en lo referente a los cuidados a una gata embarazada es la atención y el cariño que le brindamos en ese momento. Ten en cuenta que el animal se encuentra en un momento muy sensible y agradecerá enormemente nuestras caricias y mimos. También podemos optar por jugar con ella, eso sí, evita juegos bruscos para velar por la salud de los cachorros y evitar que sienta molestias en el vientre.

Gata después del parto: ¿Qué hacer?

Tan importante como son los cuidados para gatas embarazadas, también lo son los cuidados de la gata después del parto. Por ello, es importante que tengas en cuenta algunos consejos que te resultarán muy útiles. En nuestro blog también puedes informarte de cómo debe ser la alimentación de los cachorros durante las primeras semanas hasta el primer año —prestando especial atención al destete—:

  • Revisión veterinaria: La gata debe ser examinada unas 12 horas después del parto por un veterinario mediante una revisión física general del útero.
  • Toma de temperatura: Al menos una vez al día y durante toda la primera semana deberás tomar la temperatura a la gata para asegurarte que no existe una subida brusca que pueda significar una infección. Es importante que la temperatura no esté por encimad de los 40 grados.
  • Aumentar la ingesta de calorías: Según recomiendan los veterinarios la ingesta de calorías debe ser superior mientras está amamantando a los gatitos, por lo general un 300% más que en condiciones normales. Después de la segunda semana de embarazo la gata debe comer unas 3 veces al día.
  • Revisa la expulsión de flujo vaginal: Es normal que la gata expulse una gran cantidad de flujo durante los 10 primeros días y que este aparezca teñido de sangre. Ahora bien, si este dura más de 10 días o huele mal, es conveniente llevar a la gata al veterinario para que la revise.
  • Revisa los pezones durante la lactancia: Asegúrate de que estos tienen un color normal y que no están rojos o hinchados. En esta etapa es posible que sufra una mastitis.
  • No agarres a las crías: Durante las primeras semanas la gata puede ser fácilmente irritable debido a su instinto protector. Además, al agarrar a los cachorros podemos contagiarlos con gérmenes, por lo que debemos lavarnos bien las manos antes de hacerlo —y evitar cargarlos en la mayor medida posible—.

Producto añadido a la lista de deseos
Producto añadido al comparador

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros de análisis para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como para el análisis de su navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.  Más información click aquí.